Carta de la Directora General


Sean ustedes bienvenidos al Colegio Hans Christian Andersen. Pertenecer a nuestra institución educativa implica asumir el compromiso, todos los integrantes de esta comunidad, de velar por la construcción de un espacio donde maduren sanamente los niños y adolescentes, que se convertirán en el futuro de nuestro país y del mundo.

El Colegio H. C. Andersen asume la responsabilidad de contribuir a la formación integral de sus estudiantes, la cual no se limita a la mera capacitación académica, sino al desarrollo armónico  de todas y cada una de las dimensiones humanas: ética, cognitiva, estética, corporal y socio política, que lo capacitan para discernir su participación en la sociedad de una forma reflexiva, crítica y comprometida.

Esta labor solo es posible si la comunidad en su conjunto, entiende que todo esfuerzo es válido, en busca de egresados que lleguen a ser hombres y mujeres devotos por el saber, preparados para desempeñar funciones de responsabilidad, animados a la continua búsqueda de la verdad y de su significado durante toda la vida, concientes de la implicancia de su deber en la sociedad y en el mundo, y orgullosos de poder ser, el día de mañana, profesionales calificados capaces de valerse por sí mismos, desarrollando sus propios talentos.

Conformamos un espacio donde se enseñan y aprenden formalmente, aquellos saberes que han sido instituidos y socialmente legitimados. En este sentido, le asignamos al colegio la función de conservación de la cultura, pero a la vez, la de creación de nuevos bienes culturales y posibilidad de cambio. Es la construcción del conocimiento el pilar del aprendizaje. Su valor está dado por la construcción y reconstrucción de las relaciones entre el conocimiento perceptivo y el conocimiento racional. Ambos interactúan en una espiral dinámica de reflexión y aplicación, obteniendo como resultado, un aprendizaje significativo. De este modo buscamos la formación integral y continua de la persona, dentro de una visión donde los valores priman, comprometiendo al estudiante en la transformación y desarrollo tanto personal como de su entorno.

Esta es la realidad de nuestro querido Andersen, una institución en constante crecimiento, avanzando hacia el futuro en intercambio y colaboración continua con su comunidad educativa; un colegio con fundamentos sólidos que tiene por finalidad suprema ser la luz y guía de sus estudiantes para que ellos, con valores, encuentren personalmente las respuestas que den sentido último a su propia existencia.



Profesora Alicia G. de Marengo

Directora General